The Voice of the Wildcats

The Paw Print

The Voice of the Wildcats

The Paw Print

The Voice of the Wildcats

The Paw Print

Las Pistolas, Las Escuelas y El Activismo

Violencia armada, tiroteos en la escuela y lo que podemos hacer
A+student+speaks+at+the+March+For+Our+Lives+protest+in+Redwood+City.
The Woodside Paw Print
A student speaks at the March For Our Lives protest in Redwood City.

To read this article in English, click here.

 

Fue hace dos años, el 14 de febrero, 2018. Joaquin Oliver, de diecisiete años, caminó a clase con un ramo de flores y un plan para una cita con su novia para celebrar el Día de San Valentín. Más tarde ese día, Oliver le disparó en el pasillo fuera de su clase de escritura creativa. Él y 16 otro estudiantes murieron ese día en la escuela de Marjory Stoneman Douglas (MSD) en Parkland, Florida.

Cuatro días después del tiroteo, los estudiantes sobrevivientes formaron el comité de acción política Nunca Más MSD. El movimiento ya tenía un objetivo político para verificaciones de antecedentes más estrictas y un plan para una protesta nacional, Marcha Por Nuestras Vidas, programada por el 24 de marzo, 2018.

La protesta de Marcha Por Nuestras Vidas atrajo al menos 1.2 millones de manifestantes a la escala nacional, incluyendo estudiantes de Woodside High School que asistieron a protestas locales. Los estudiantes de Woodside también ayudaron a organizar la manifestación de Marcha Por Nuestras Vidas en Redwood City. Más de 4.000 personas asistieron a la manifestación para honrar las víctimas de Parkland y para abogar por control de armas más estricto.

Stefan Sujansky, un graduado de Woodside, fue uno de los organizadores estudiantiles y oradores a la manifestación en Redwood City.

“Uno de mis recuerdos de ser expuesto a la violencia armada fue escuchando sobre el tiroteo de Sandy Hook cuando estaba en la escuela intermedia”, Sujansky dijo. “Recuerdo que me sorprendió… pero esos niños eran más jóvenes que yo”.

Sujansky se sintió aún más motivado unirse al movimiento de prevención de la violencia armada después del tiroteo de Parkland, especialmente porque muchos de los estudiantes tenían la misma edad que él.

“Lo que me inspiró [era] la realidad que, fácilmente, podría haber sido yo en uno de los salones de clases en Florida”, Sujansky dijo. “Quería ayudar a organizar algo que trajo la realidad de la violencia armada en los Estados Unidos a la atención del público”.

Pero a pesar de las acciones de los activistas de todo el país, la violencia armada y los tiroteos masivos siguen siendo muy comunes en los Estados Unidos. Según información del archivo sin fines de lucros Gun Violence Archive (GVA) y CNN respectivamente, ha habido 385 tiroteos masivos y 45 tiroteos en escuelas hasta ahora en 2019.

“Siento que [los tiroteos en la escuela] no deberían estar sucediendo… los estudiantes no deberían tener que preocuparse por un tiroteo en la escuela”, dijo Jazmin Carrillo, estudiante de último año de Woodside. “En la escuela, tu prioridad es tu educación, y no deberías tener otras distracciones”.

A la luz del tiroteo en El Paso en agosto que atacó a inmigrantes y personas latinx, Carrillo también habló sobre los impactos de la violencia armada y los crímenes de odio. Cuando se le preguntó si los tiroteos como El Paso la hicieron sentir más preocupada por ser atacada, Carrillo respondió que sí, pero también expresó una preocupación más amplia por todas las víctimas afectadas por la violencia armada.

“Sí [me preocupa más]”, dijo Carrillo. “Pero creo que, en general, estoy preocupada solo porque [los disparos] ocurrieron en muchos lugares diferentes”.

También se han producido tiroteos masivos en lugares de culto religioso, incluidas sinagogas, iglesias y mezquitas.

“Es molesto que [tiroteos masivos] sucedan en escuelas y sinagogas”, dijo Ivria Crane, estudiante de último año de Woodside. “Los judíos pueden tener miedo de practicar su religión… y eso me molesta que ni siquiera puedan estar en el lugar donde deberían sentirse más seguros para practicar su religión”.

Aunque Crane expresó su preocupación por los disparos, explicó que no se siente insegura o inaceptable en el campus de Woodside High School.

“Soy judío y nunca sentí que alguien me iba a hacer algo malo por eso”, dijo Crane. “Siempre me he sentido muy segura y aceptada aquí… También creo que vivimos en una comunidad muy educada”.

Gavin Carlson, presidente de la Unión de Estudiantes Negros de Woodside, también identificó una diferencia entre tiroteos escolares y tiroteos en general. Los datos sobre lesiones de estadounidenses menores de 20 años han revelado disparidades raciales significativas en las tasas de homicidios relacionados con armas de fuego; La tasa de homicidios debido a la violencia armada para los hombres negros es 15.3 veces mayor que para los hombres blancos no hispanos. Sin embargo, no está claro si el riesgo es mayor en la situación de un tiroteo en la escuela debido a datos mínimos.

“Fuera de la escuela, creo que es más probable que te maten a manos de la violencia armada si eres negro”, dijo Carlson. “Para los tiroteos en la escuela, creo que es la misma [cantidad de riesgo en comparación con otros estudiantes]”.

Carlson sintió una conexión más personal con el reciente tiroteo en Saugus High School en Santa Clarita, California porque su primo asistió a esa escuela.

“Sé que [mi primo] estaba molesto… sabiendo que sucedió en una escuela donde conoce a mucha gente; definitivamente se sintió extraño para él”, dijo Carlson.

Chuck Velschow, uno de los subdirectores administrativos de Woodside, explicó el procedimiento general y los preparativos establecidos para los estudiantes y el personal en el caso de un tirador activo en el campus.

“Si creía que había un intruso con un arma en la escuela, nos gustaría ir a un bloqueo y barricada”, dijo Velschow. “Barricas la puerta, sacas todas las persianas, apagas las luces, intentas alejarte de cualquier posible apertura y te cubres”.

Velschow explicó cómo el procedimiento difiere dependiendo de si la clase está en sesión o no y brindó asesoramiento a los estudiantes sobre las acciones que deberían tomar en el caso real de un tirador activo en el campus.

“[Los estudiantes deberían] seguir las instrucciones del adulto que los supervisa”, dijo Velschow. “Un bloqueo y una barricada es lo que sería la llamada si fuera durante el tiempo de clase. Si ocurriera durante el almuerzo, básicamente [los estudiantes] saldrían corriendo del campus ”.

Velschow también explicó que cada vez que se activa una alarma de incendio inesperadamente, los maestros deben seguir el procedimiento de “mirar, escuchar y salir” en el que buscan algún tipo de provocación o escuchan disparos antes de continuar con una evacuación regular.

“Si es durante el tiempo de clase y se activa la alarma de incendio y no es un simulacro, las expectativas son mirar, escuchar y salir para los maestros”, dijo Velschow. “Eso se implementó después del tiroteo en Florida, cuando el tirador accionó la alarma contra incendios a propósito para sacar a la gente de un espacio abierto y comenzó a disparar”.

Aunque Velschow valora los ejercicios de tiradores activos y los procedimientos de seguridad establecidos, cree que la mejor manera de prepararse para un disparo es evitar que ocurra uno.

“Obviamente, la mejor preparación que podemos hacer es prevenir algo, y creo que realmente es donde quieres poner tus esfuerzos”, dijo Velschow. “Podemos practicar esas cosas en términos de bloqueos, pero la esperanza es que nunca, nunca tengamos que hacer eso”.

A pesar de los simulacros y los preparativos, a algunos estudiantes todavía no les preocupa que ocurra un tiroteo en Woodside.

“Realmente no me preocupa mucho [un tiroteo en la escuela en Woodside], porque siento que el área en la que vivimos es bastante segura”, dijo Crane. “Simplemente no es algo que sucede aquí muy a menudo, por lo que no siento que deba preocuparme por eso”.

Otros estudiantes todavía temen la posibilidad de un tiroteo en el campus de su escuela, incluso después de la escuela secundaria. Sujansky se preocupa por un tiroteo en Georgetown University, la universidad que actualmente asiste, especialmente debido al tiroteo cercano en Virginia Polytechnic Institute and State University, en que 32 personas fueron asesinadas en 2007.

“Cada vez que camino dentro de una clase, a veces mi mente vagará y me preguntaré dónde tendré que esconderme si un pistolero entra en la habitación “, dijo Sujansky. “Creo que lamentablemente es un pensamiento que mucha gente tiene, y realmente no desaparece una vez que vienes a la universidad”.

Sujansky queda apasionado sobre el problema y ha encontrado maneras de continuar su trabajo en el movimiento de prevención de la violencia armada durante sus años de universidad.

“Cuando llegué a la universidad, estaba conectado con otras personas… que estaban interesadas en empezar un capítulo de Marcha Por Nuestras Vidas en el campus también”, dijo Sujansky, quien ahora sirve como el Director de Asuntos Políticos en el capítulo de Marcha Por Nuestras Vidas en Georgetown. “Entonces, empezamos el capítulo de Marcha Por Nuestras Vidas de la universidad y ahora está parte del capítulo de Marcha Por Nuestras Vidas del Distrito de Columbia, también”.

Los estudiantes de Woodside hablaron positivamente sobre Marcha Por Nuestras Vidas y sobre jóvenes abogando por el control de armas.

“Siento que los estudiantes deberían usar sus voces y intentar a hacer una diferencia y entonces apoyo a esos grupos”, Carrillo dijo.

Carlson también expresó la importancia del activismo de los jóvenes y su habilidad involucrarse otros en las causas de la justicia social.

“Es asombroso cuando las personas más jóvenes hacen algo porque pienso que mucho del gobierno no se hace sin presión seria”, dijo Carlson. “Demasiadas veces, para todo tipo de problemas, solo las personas afectadas son las que realmente se preocupan, pero con los tiroteos en las escuelas, los estudiantes lo comienzan… de esta manera, los maestros se involucran y los padres se involucran”.

Cuando le preguntó sobre las acciones que recomienda a estudiantes para disminuir la violencia armada, Sujansky puso énfasis en la importancia de personas en ambos lados del conflicto a educarse.

“Prefiero haber informado a los participantes en esta conversación que tener automáticamente a todos a mi lado”, dijo Sujansky.

Sujansky también destacó la importancia de la participación en la votación, especialmente de los jóvenes.

“Creo que gran parte se reduce a hacer de esto una prioridad para los votantes”, dijo Sujansky. “Los políticos no van a actuar sobre esos proyectos de ley a menos que los votantes dejen en claro que los votarán fuera de la oficina si no actúan”.

 

Este artículo fue traducido por Taila Lee y Emma Chiu con el apoyo de maestra de español Amy Hanson.

View Comments (1)
More to Discover
About the Contributor
Isabella Calcagno, Politics Editor
Isabella Calcagno is a senior and a first-year politics editor and journalist for The Paw Print. She is passionate about representing all voices and informing others on important political events through her writing. Her content includes in-depth articles and perspectives on politics-related topics. She spends her free time as a leader in a local Bay Area activist group and writing.

Comments (1)

All comments should be attached to your real name and email—we do NOT accept anonymous comments. Comments will only be published if they engage substantively and respectfully with the points of an article.
All The Paw Print Picks Reader Picks Sort: Newest

Your email address will not be published. Required fields are marked *

  • M

    Ms. HansonFeb 26, 2020 at 8:59 AM

    Me emociona que Uds. estén ofreciendo artículos en español. Somos una comunidad multilingüe y es muy importante reconocer todos los miembros de nuestra comunidad escolar. ¡Bien hecho!

    Reply